sábado, 26 de marzo de 2016

                             

http://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_noss?url=search-alias%3Daps&field-keywords=fernando+martin+royo

                               

                                         Mi nueva novela,  un pequeño adelanto

                                         

                              Kusisa y sapaki

                             La alegre y el solitario 




Observaba los negros picos de la inmensa cordillera con espanto, no sabía si era por la fiebre o por el respeto que les tenía, pero de todas maneras, los veía con recelo en medio de las nubes que traían la implacable lluvia, parecían inmensos gigantes a punto de abalanzarse hacia el para pedirle cuentas de su ya larga estadía en ese paisaje gobernado por ellos. El Wayra, o sea el viento, (en este punto se asombró de pensar en el idioma de la cultura de este lugar) soplaba en imprevisibles ráfagas, le parecía que su zumbido era una manera de querer decirle algo, o quizás le estaba pidiendo explicaciones.



domingo, 24 de enero de 2016




domingo, 5 de abril de 2015

En mi escritorio: fernandoroyoblogspot.com                                                   ...

En mi escritorio:                                                   ...:                                                                                    El Examen Fidel, entusiasmado, escribía el desen...

                          

       taxi : Cartoon Taxista personaje cómico con su coche amarillo                                     

         El Examen


Fidel, entusiasmado, escribía el desenlace final de su última novela, se encontraba emocionado, la historia lo había llevado de la mano, el solo la ponía en el papel y ahora el final se revelaba como perfecto, inesperado, puso el punto final y se reclinó sobre el respaldo de la vieja silla, aunque satisfecho, le dolía algo la espalda, pero había valido la pena, ahora solo faltaba el tedioso trabajo de corrección, debía hacerlo una y otra vez, hasta que algo en su interior le dijese, basta ya ¿hasta cuándo?, considéralo perfecto.

El aroma a comida le despertó el hambre y este lo llevó de buen humor a la cocina, donde su esposa reinaba, en el momento en que el, tenedor en mano, trataba de probar algo exquisito cocinándose en la olla humeante, su esposa con aspecto de preocupada le susurró, debo hacer algunas compras, ya no queda nada para cocinar. El en un gesto instintivo, metió su mano en el bolsillo del pantalón y sacó un billete, al momento de hacerlo, se dio cuenta que era el único, creyó tener otros. Distraídamente en los últimos días le había estado dando para los gastos a su señora, mientras el, apasionado, escribía su novela, ahora ya no le quedaba más dinero. Debo conseguir un trabajo pensó, hasta estar lista la novela y conseguir publicarla, pasará más de un año.
Le entregó el billete a su señora y tomándola desde atrás de la cintura, le susurró al oído, — no te preocupes, mañana voy a ver a Domingo y le pido por favor me alquile el taxi heredado de su papá, en una semana ya estamos bien.

Domingo era su amigo de la infancia, era taxista, su padre también lo había sido, hacía unos meses había fallecido y su taxi fue heredado por Domingo, ahora el vehículo descansaba en el garaje, de vez en cuando lo alquilaba a alguien de confianza, Fidel era uno de ellos.
Al otro día según lo prometido a su señora, Fidel fue de visita a lo de su amigo, este lo recibió eufórico, lo trataba como si fuera su hermano, lógico, ya ni se acordaba los años de amistad transcurridos.

Luego de tomarse un par de cervezas, sentados en el patio, a la sombra de una joven vid que impúdica, mostraba sus tentadores racimos de uvas aún verdes. Antes de sentirse mareado, pues sabía que las cervezas seguirían viniendo, Fidel sacó el tema del alquiler del vehículo, Domingo no le dio mucha importancia y le dijo que no se haga problemas, mientras abría otra botella.
— Carajo con todo lo que has estudiado y lo que te sacrificas escribiendo y tienes problemas con el dinero, no te preocupes hermano, te lo doy y es más, te lo alquilo a la mitad de lo que se lo alquilo a los demás, por algo eres mi hermano ¿no?. Salud, pero eso sí hermano, debes tener los papeles en regla, salieron unas nuevas leyes, piden varios requisitos nuevos para trabajar y si te encuentran manejando sin esos papeles te secuestran el vehículo. La calle está cada vez más exigente y no se le puede dar la chance a la policía para que te jodan, mejor es tener todo en orden, ahora es buen negocio tener todo al día.

Fidel le mostró sus papeles a Domingo, este los revisó de manera minuciosa y después de tomar un breve sorbo de cerveza le dijo, — están bien, pero te falta un carnet de seguridad, sin eso no puedes circular, pero no te hagas problemas, es fácil de obtener, solo debes hacer un curso de dos días y listo, ya te lo dan y no te hagas problema yo te pago el curso, toma te doy el dinero ahora para no olvidarme, le extendió unos billetes que superaban el valor del curso, sabía que su amigo estaba sin dinero. —Mañana mismo te anotas, así en dos días puedes trabajar, pero ahora, ¡salud!—.

Al otro día Fidel fue de los primeros en llegar a la academia donde dictaban el curso, una chica sentada detrás de un viejo y feo mostrador, lo atendió, mientras disfrutaba masticando un chicle le cobró el costo del curso y sin muchas explicaciones lo invitó a pasar al aula, — en media hora viene el profesor —, escuchó que le decía desde atrás.
En el aula había unas treinta sillas o quizás algunas más, de las escolares, con su mesita incorporada, en ellas ya había algunas personas sentadas, un gordo de pelo enrulado y grasiento leyendo un diario, otro con un lustroso traje azul y dos muchachos conversando entre ellos, saludó y se sentó en espera del misterioso profesor.

Antes que llegue el profesor, entraron seis o siete personas más, por fin llegó el tan esperado profesor, embutido en un gastado y brilloso traje azul y una finísima corbata igualmente lustrosa, de última moda en los años sesenta del siglo pasado, de cara aguda y finísimos y perdidos bigotes, debajo de su aguileña y gran nariz.
Después de saludar y presentarse de forma muy solemne, comenzó la clase, ayudándose con unas inmensas y viejas láminas, tenía el discurso aprendido de memoria, si alguien lo interrumpía en ese momento, con seguridad se perdería, Fidel lo escuchaba muy atento y se divertía de ver al pobre tipo como recitaba la clase, esa manera de dictarla la hacía completamente aburrida, se trataba de reglas de tránsito, derechos y obligaciones de los automovilistas y los peatones. El hombre se dirigía a ellos en un tono de amonestación y así siguió los dos días de duración del soporífero curso, al final de este, les repartieron una hoja impresa con varias preguntas, este era el examen y algo parecido a un test psicológico, Fidel contestó las estúpidas preguntas en cinco minutos, luego les dieron una hoja en blanco, en ella debían resumir lo aprendido en esos dos días.

Allí Fidel se sintió a sus anchas, era su especialidad, comenzó presentando a los personajes, peatones, chóferes, inspectores y por fin a las fuerzas de seguridad, se le ocurrió narrarlo como un cuento, así comenzó a narrar el día completo de su protagonista, este era un conductor, manejando hacia su oficina, distraído, pensando en algunos problemas, ellos debían ser resueltos de inmediato, sin darse cuenta, en una esquina, pasó un semáforo que en ese instante cambiaba a rojo, esquivando por poco a un audaz peatón lanzado a cruzar en ese momento. Miró por el retrovisor y lo vio gritándole, imaginó que lo estaba insultando y recordándole sus derechos.

En la siguiente esquina, un policía de tránsito lo detuvo y tras leerle una serie de artículos de un usado y manoseado librito que sacó en forma enérgica de su bolsillo trasero, le labró un acta, el protagonista también protestó y le reclamó al transpirado policía, sus derechos, recurriré a un juez, él sabrá interpretar las leyes y se dará cuenta, esa papeleta que usted me labra esta incorrectamente labrada, el protagonista lucía fuera de sí y también estaba comenzando a transpirar.

En ese punto se le acabó la hoja y se levantó furioso, posesionado con la redacción del relato, el profesor lo miró extrañado y le entregó una nueva hoja. El siguió escribiendo entusiasmado, esta historia da para un cuento pensó, se le ocurrió crear otros personajes, un político gritando sus discursos en un parque, ante una aburrida multitud de madres vigilando a sus hijos y jubilados, escuchando lo tantas veces dicho en sus ya gastadas vidas, también las leyes de tránsito estaban en el discurso del eufórico político, cuando Fidel decidió darle punto final a lo solicitado por el profesor de lo aprendido en el aula, puso en boca del político, personaje que cada vez lo entusiasmaba más, una crítica a lo mal redactada que estaba la ley de tránsito y puntualizó algunos deberes, avasallando a otros, en ese momento, decidió terminar el informe, supuso que tres hojas escritas eran suficientes. Firmó y se lo entregó al profesor, este lo miró extrañado, mientras de reojo miraba la cantidad de lo escrito por Fidel.

Al otro día debía pasar a buscar su nota, si figuraba como aplazado no le entregarían el carnet y no podría trabajar, si eso sucedía le complicaría la vida, en su casa ya no quedaba nada para comer.

Y con sorpresa vio con tinta roja que eso había pasado, le entregaron el escrito, a su pedido, al final había una nota en tinta roja en ella le decían que ellos no habían pedido una novela, con una crítica a la ley, solo había de responder a las sencillas preguntas, con el fin de evaluar si habían comprendido el curso al que habían asistido.

Cuando esa tarde, su amigo, leyó la narración que le entregó Fidel para demostrarle  lo injustos que habían sido con él, después de leerlo estalló en una carcajada, estás loco Fidel, les escribiste un cuento, estos son unos burócratas, los haces descarrilar si los sacas de sus normas.

Miró fijo al compungido Fidel, con una sonrisa tomó del hombro a su amigo y le dijo, mira, vamos a olvidarnos del examen, yo tengo un amigo que me debe algún favor y trabaja en una de esas oficinas, vamos a ver si él hace algo por nosotros y nos facilita la entrega del carnet, tú tienes necesidad de trabajar de una buena vez. En cuanto al relato, yo lo guardo, este y todos los que escribas de aquí en adelante.

Ya sé, publicaremos un libro y lo titularemos “los relatos de un taxista escritor”, ese será tu examen.                                    
                                                     
                                               escritores : El extremo escrito en una máquina de escribir y papel viejo

miércoles, 31 de diciembre de 2014

                   

                                Feliz 2015


¡FELIZ AÑO!, LES DESEO QUE TENGAN UN BUEN AÑO LLENO DE PROYECTOS, TRABAJO Y MUCHA SALUD.


Fernando Martín Royo